Google PageSpeed Insights nos vuelve locos, literalmente

Si conoces Google PageSpeed Insights o has trabajado con ésta herramienta recientemente, te habrás dado cuenta de que en los últimos meses las puntuaciones han cambiado drásticamente en todos los sitios web. Tranquilo, Google no se ha vuelto loco y PageSpeed Insights no te odia. Se trata de la nueva versión (y criterios) de ésta herramienta analítica. 

Tanto si ya conocías este test de rendimiento de Google como si no, al leer este artículo entenderás qué recomendaciones son realmente importantes y cuales puedes ignorar porque, sencillamente, no aportan ninguna mejora real al rendimiento del sitio web ni a la experiencia de los usuarios.

Google PageSpeed Insights ha cambiado de criterios.

Antes en Google PageSpeed las recomendaciones eran “absolutas”, del tipo:

  • Minificación los archivos CSS, JS y HTML.
  • Fusión de todos los archivos CSS/JS para reducir las descargas.
  • Configura una caché de +8 días.
  • Mover todo el JS al footer.
  • Etc.

Google te puntuaba en función de si cumplías o no éstas “órdenes”. Era muy sencillo cumplir con los requisitos, sólo tenías que hacer lo que las recomendaciones te decían. Podías cumplirlas en mayor o menor medida, pero era relativamente sencillo “acertar”. Además, el objetivo del test, era que la velocidad de carga de un sitio web no afectase negativamente a la experiencia del usuario, centrándose generalmente en aspectos que el usuario podría valorar: tamaño del sitio web, calidad o resolución de las imágenes, uso o abuso de ciertas tipografías o apis, etc.

Ahora, Google considera que los desarrolladores pueden “decidir” cuáles son los ajustes más óptimos para cada web y las recomendaciones actuales son del tipo:

  • Reducir el peso de los archivos
  • Fusiona algunos archivos CSS/JS, en varios archivos.
  • Configura la caché de “forma eficaz”.
  • Dejar el css y el JS fundamental en el header.
  • Etc.

Y desde aquí, la puntuación que te da Google, es “un cálculo” de lo que cree que tu página debería rendir y lo que realmente lo hace. Además, se ha dado más importancia a la configuración del servidor, siendo uno de los apartados más relevantes, además de otros aspectos que el usuario estándar es incapaz de percibir (existencia de css sin utilizar, formato de imágenes de última generación, etc.).

En resumen, han cambiado las puntuaciones de Google PageSpeed porque ha cambiado Google PageSpeed. Mantiene el mismo nombre, pero no es exactamente la misma herramienta. Esto implica que, por supuesto, han bajado las puntuaciones de Google Pagespeed, no porque el rendimiento u optimización haya cambiado, sino porque ahora se valoran aspectos que antes eran ignorados y, los que se siguen valorando, lo hacen con otros criterios.

De la auditoría de Google PageSpeed Insights a una optimización real

Sí, un sitio web puede estar perfectamente optimizado y obtener una puntuación negativa en Google PageSpeed Insights. Teniendo en cuenta las recomendaciones y sugerencias que nos ofrece PSI, además de otros criterios de usabilidad y experiencia de usuario, se puede elaborar una lista de recomendaciones reales para optimizar un sitio web. 

Recomendaciones reales de optimización y mejora

  • Mejorar el tiempo de carga del servidor. Es imperativo un VPS con IP dedicada para el sitio web si deseamos obtener una puntuación decente en este aspecto.
  • Depuración y minificación de archivos CSS y JS. Eliminando todas aquellas partes de código que no sean utilizadas.
  • Retraso de la carga de recursos hasta su uso o visualización en pantalla.
  • Publicación de imágenes del tamaño exacto en el que aparecerán en el sitio web, preferiblemente en formatos de última generación.
  • Reducción o unificación de las llamadas a la base de datos.
  • Configurar la carga diferida o asíncrona de diferentes recursos desde un CDN o dominios paralelos.
  • Configuración de caché realista y funcional, según las necesidades del sitio web.
  • Utilizar compresión Gzip o equivalente, según el tipo de servidor.

Google PageSpeed es una herramienta de desarrollo, no de análisis en producción

Google PSI se autodefine como un test que proporciona datos del rendimiento de un sitio web para ofrecer a los desarrolles una herramienta de mejora del mismo. No se trata de una serie de requisitos indispensables para posicionar en buscadores. Sólo ofrece oportunidades de mejora, pero ninguno de ellos son requisitos fundamentales de un sitio web.

Las sugerencias de Google PageSpeed Insights hay que aplicarlas con moderación y criterio, porque siempre es el usuario final el que va a sufrir las consecuencias. Y, en muchos casos, entender Google PSI como “la verdad absoluta” y tomar todas sus recomendaciones al pie de la letra puede ser nefasto para un sitio web. Por ejemplo, para reducir el tiempo de carga, se puede eliminar por completo todos los recursos JS de un sitio web. Ahora bien, una página web completamente estática da aspecto de “antigua” y posiblemente los usuarios que la visiten la abandonen por considerar que lleva mucho tiempo sin actualizarse.

Desarrolladora Web

Deja un comentario